Rema, rema, marinerooooo

Halloween en el Tívoli

Bueno, por fín voy a hablar de algo de Copenhague de verdad, y no de cómo será o de mis desavenencias con Iberia. Para situarse; el Tívoli es el parque de atracciones, tal y cómo hoy se conocen, más antiguo del mundo, unos 170 años tiene. Es un parque, que aunque ha sabido modernizarse y tiene atracciones novedosas (de hecho un par de ellas me han asombrado) tiene un corte clásico totalmente, es un parque con mucha magia y que en el que la ambientación es el punto fuerte.

Entre el 15 y el 24 de Octubre el parque está abierto para su temporada de Halloween (yo tampoco entiendo porque estas fechas si Halloween es el 31…), luego cierra de nuevo hasta que a mediados de Noviembre comienza la temporada de Navidad. Pues ayer, día 14, hicieron una especie de preestreno que ni siquiera publicitaron en la página, en el que abrían el parque a las 5 de la tarde y podías entrar toda la tarde y montar en todas las atracciones por la mitad de precio, así que a probar nos fuimos.

A las 5 menos cuarto la entrada ya estaba llena de gente, esta entrada que lleva ya ambientada de Halloween desde hace un par de semanas, ya desde un primer momento se nota que aquí la ambientación es lo principal; no en vano, presumen de tener unas 15.000 calabazas repartidas por el parque y el sábado son la sede del concurso a la cabalaza más grande de Dinamarca. La verdad que a pesar de la gente no se formaron casi colas y entramos muy rápido; lo primero que vimos nada más entrar fue el famoso Teatro de la Pantomima, donde se representan obras para niños regularmente.

Todo estaba lleno de puestecitos de todo tipo, en este parque yo creo que es dónde más negocio hacen, con las ventas de comida y tiendas, ya que tienen unos precios normales y no abusan de ellos cómo en el resto de parques temáticos. Pasamos los puestos que ya veríamos después de probar las atracciones y vimos un jardinillo delante de un peculiar edificio dónde tenian puestas las calabazas candidatas al concurso del sábado. El Tívoli está en el medio de la ciudad y hay varios restaurantes e incluso un hotel a los que se puede acceder tanto por fuera cómo por dentro del parque, ya que están rodeando la gran manzana que ocupa el Tívoli.

Ir avanzando por el parque es ir dándote cuenta cada vez más de cómo se curran la ambientación para una semana que va a estar el parque abierto, a mi me pareció impresionante. Pusieron incluso un molino tipo Halloween con un laberinto de paja para los niños.

Ya llegando a las atracciones tienen unas 5 o 6 de las que pueden considerarse de riesgo. Un par de montañas rusas, una lanzadera… tienen una de estas parecida a la que hay en todo los parques tipo el Lex Luthor o el Tifón, pero con el añadido de que hay unos chorros de agua que suben y bajan sincronizados con la atracción. Pero hay dos atracciones que me han dejado impresionado, ya que nunca había visto nada igual. Una de ellas es una mezcla entre las cadenas largas de tiovivo de toda la vida y la lanzadera; te montas en las cadenas cómo si tal y éstas giran alrededor de una torre, que empieza a subir y te deja con unas vistas de Copenhague increibles; la sensación es acojonante, yo es lo más cerca de volar que he estado nunca, porque las cadenas no llevan más protección adicional que un cinturón de seguridad normal y corriente, así que te ves muy libre allí arriba.

La otra atracción es dificil de explicar, pero es como si fuera una avioneta unida a pilar vertical grandísimo que gira por su centro, y la avioneta recorre toda la circunferencia cómo si estuviera volando. Además quitando las dos o tres vueltas rápidas que hay en medio puedes controlar todos los ejes de giro de la avioneta sobre si misma. Si antes decía que era lo más cerca de volar que habia estado, esto es lo más veloz que he ido en un espacio abierto seguro, la sensación de velocidad es increible, muchísimo más que otras grandes atracciones.

Aquí puede verse una muestra de lo clásico que es el parque en algunos aspectos; el medidor de altura para las atracciones tiene pinta de tener más años que yo.

Tras acabar con las atracciones ‘fuertes’ (en la única que hubo que esperar una cola decente fue en la avioneta) fuimos a ver el resto de cosas y una de la que más nos sorprendió es la mítica atracción que te montan en un vagón por railes y te meten por unos túneles a ver horrorosos elementos mecánicos, esas en las que siempre sales mirando al operario con cara de “os quedasteis agusto con esto, eh?”. Sin embargo aquí la cosa cambia, te montas en un baúl que va recorriendo un mix de escenarios de los principales cuentos de Hans Christian Anderssen cómo La Sirenita, El patito feo, El soldadito de plomo, La reina de las nieves… mientras te narra una especie de resumen por el altavoz del baúl; todo muy bonito y muy cuidado, cómo para repetir y todo.

Muchas más atracciones a cada cuál más clásica hay por el parque y sorprenden cosas cómo que tengan un lago con un galeón que hace las veces de restaurante e incluso su propia sirenita réplica de la real puesta en el lago. Hasta la hora de cerrar estuvimos viendo las tiendas y puestecitos del parque, productos de Halloween de todo tipo sin precios abusivos, puestos de gastronomía y moda sin nada que ver con el parque en concreto y muchos muchos muchos dulces…. es la primera vez que veo en mi vida que puedas mezclar todos los dulces de la tienda, sean como sean, en la misma bolsa, que el precio es estándar.

La verdad que me sorprendió muchísimo el parque, está muy bien incluso para darse un paseo sin montar en nada, así que la duda que tengo ahora es que pase anual me pillaré, que hay varios para elegir.

Anuncios

3 comentarios

  1. El parque está superchulo. Mola para pasear y ver los conciertos que hacen. Cuánto sale el pase anual?

    octubre 18, 2010 en 1:27 pm

    • 260 kr el pase sin atracciones, 800 kr la wild card, que es con atracciones…. luego hay otras opciones como la silver card (entras tu y un colega siempre que quieras, sin atracciones) que son 500 kr, y la gold card, que pasan hasta 5 personas y con pase VIP por 1200 kr, creo que me pillaré la wild card

      octubre 18, 2010 en 1:44 pm

  2. Hombre, son 100 lereles pero yo creo que merece la pena sacarse la wild card. En verano mola mucho tío… y es algo que está en pleno centro y que pueden aprovechar en cualquier momentillo que te apetezca.

    Si puedes no te pierdas algún concierto de Carpark North, un grupo danés que descubrí allí y que me encanta. Fui a un concierto en el Tívoli…

    octubre 20, 2010 en 6:19 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s